La posición estratégica trata de identificar el entorno externo, los recursos, competencias y capacidades de una organización, así como las expectativas e influencias de las partes interesadas, en otras palabras, el desarrollo de la matriz FODA.

El posicionamiento estratégico se ha establecido como una de las principales alternativas para el rendimiento de las organizaciones, ya que además de permitirle a las compañías diferenciarse de sus competidores y darle un valor añadido al producto y/o servicio que ofrecen, responden a las necesidades de los compradores, conllevando no sólo a la satisfacción del mismo, sino logrando la percepción favorable de los clientes, para la compañía, inclusive la lealtad para el producto o servicio, que hoy en día es un gran reto, debido a la fuerte competencia.

Esencialmente el posicionamiento estratégico busca que en cualquier organización, la ventaja competitiva sea destacar aquello que diferencia una compañía de otra y que la hace más atrayente para el comprador. Esto es innovar el producto y/o servicio e impresionar al comprador, o bien, mostrar ese producto y/o servicio estándar, pero de una manera más atractiva. Se debe tener en cuenta aspectos tales como como el diseño, la producción, venta y distribución del bien o servicio que la compañía ofrece.

Para tener un rotundo éxito del posicionamiento estratégico, es preciso incluir los puntos mencionados líneas arriba.

El desarrollo de la posición estratégica en la organización

La esencia del pensamiento estratégico es el posicionamiento, es decir, tomar posición frente al mercado y la competencia. Significa definir cómo quiero ser y cómo deseo que me perciban los clientes, los competidores y la comunidad.

Entonces, ¿En qué consiste la estrategia competitiva? “La estrategia competitiva consiste en ser diferente. Significa elegir deliberadamente un conjunto diferente de actividades, para brindar una mezcla única de valor” (Porter, 1999)

En su mayoría, el posicionamiento estratégico de una empresa, surge de la correcta interpretación sobre cuál es exactamente la necesidad que como empresa quiero llenar y qué espera obtener el cliente como comprador. En la compra están muchos elementos que generan valor, como: las características del producto, el lugar donde se compra, el precio, la publicidad, los servicios post venta, etc., además, se debe tener presente, que, si bien el cliente desea estar al frente de un valor superior, la empresa productora del bien o servicio, espera también que su producto le genere un valor para su crecimiento y desarrollo.

Podemos ayudarte con la implementación efectiva de Innovación Empresarial.
Visita a krugercorporation.com/innovacionempresarial

 

Fuente: Gestiopolis
Foto: Freepik