La gestión de la innovación implica el proceso de gestión del procedimiento de innovación de una organización, empezando en la fase inicial de ideación, hasta su etapa final de implementación exitosa. Abarca las decisiones, actividades y prácticas de la elaboración y aplicación de una estrategia de innovación.

Según Gartner, una empresa de investigación y consultoría de TI, la gestión de la innovación es una disciplina de negocios que pretende impulsar un proceso o cultura de innovación sostenible dentro de una organización. A menudo, estas iniciativas de gestión de la innovación utilizan un método disruptivo de cambio para transformar el negocio.

En la era de la transformación digital, las organizaciones se enfrentan a la necesidad de innovar más, y más rápidamente. La innovación impulsa el crecimiento del negocio y ayuda a las organizaciones a mantenerse por delante de sus competidores. La gestión de la innovación ayuda a generar nuevos modelos de negocio y crea nuevos productos, servicios y tecnologías diseñados para el mercado cambiante. La gestión adecuada de la innovación también aumenta la satisfacción del cliente y la participación de los empleados.

Métodos de gestión de la innovación

En términos generales, la innovación puede ser incremental, revolucionaria o disruptiva.

  • Incremental: En una era donde las empresas están obligadas a reinventarse constantemente, la innovación incremental las ayuda a prosperar mejorando constantemente los productos, servicios, procesos o métodos actuales.
  • Revolucionaria: Una innovación innovadora se refiere a los avances tecnológicos que pueden aumentar el nivel de un producto o servicio, dentro de una categoría existente, por delante de sus competidores.
  • Disruptiva: Las innovaciones disruptivas son ideas que son capaces de cambiar radicalmente el comportamiento del mercado después de ser implementadas.
Kruger permite que la gestión de innovación en tu empresa se desarrolle en todas sus áreas: Mira cómo.

 

Lograr el éxito de la gestión de la innovación

Para que el proceso de gestión de la innovación tenga éxito, es esencial que la empresa apoye una cultura de innovación y que los empleados se sientan valorados. Esto alentará a los empleados a generar ideas de calidad a cambio.

Las organizaciones hoy en día están aprovechando la tecnología colaborativa, como las redes sociales, para obtener retroalimentación, lo que ayuda a generar un flujo constante de ideas de las partes interesadas, dentro y fuera de la empresa.

Para hacer de la gestión de la innovación una parte rutinaria del negocio, muchas organizaciones siguen un enfoque disciplinado y cíclico. La ideación es el primer paso hacia la innovación, y los incentivos y retroalimentaciones ayudan a fomentar un flujo constante de ideas. El siguiente paso en un proceso de innovación bien gestionado es identificar las ideas más valiosas y viables. Las compañías pueden, entonces, avanzar para crear prototipos de productos basados ​​en las ideas preseleccionadas e implementarlas para ver cómo funcionan. En el paso final de la implementación completa, es importante evaluar el resultado para ver si los objetivos de negocio deseados se cumplieron una vez que se implementaron las ideas.

También es necesario involucrar a la gerencia en la discusión sobre la gestión de la innovación para asegurarse de que las ideas generadas están en línea con los objetivos de negocios. Las organizaciones también buscan cada vez más a los gerentes de innovación, que están equipados con habilidades específicas, para impulsar la innovación y supervisar el proceso de gestión de la innovación.

Fuente: TechTarget